Interruptor

Estoy regresando de mi encuentro con mi sensei. Estoy acabado pues a las 5 horas de treino dividido en dos jornadas le debo sumar las 5 horas de trayecto para ir y las 5 para volver. Claramente es otra señal de que ya no estoy tan joven. Sin embargo lo que me tiene más pensativo es que ayer y hoy sentí una involución absurda en mi Iaido. Es cierto que este mes ha sido difícil sobre todo porque por el trabajo me fue imposible entrenar en el dojo donde practico todas las semanas (no el de mi sensei, otro que me queda más cerca).

En esta visita me sentí más rígido que de costumbre, lo que se manifestó claramente en cortes desastrozos, movimientos innecesarios, falta de ritmo y cualquier antónimo para describir suavidad y precisión, dos características fundamentales del Iaido que podemos agrupar en una palabra simpática: smoothness. Pero en fin, hoy no voy a hablar de eso, no quiero martirizarme más con mi mal desempeño. Quiero escribir sobre algo que ese problema me hizo ver más claramente.

El entrenamiento comenzó con sensei y yo haciendo una vez cada kata de Seitei para, posteriormente, dedicarnos a ver los problemas específicos que tengo en cada una de ellas. Son muchos y, al final del día, el cuerpo y la mente se cargan y se cansan. Eso fue muy claro en mi Embu final, tan evidente que al finalizarlo, ella se me acercó y me dijo algo que ya veníamos haciendo, pero de lo cual yo aún no era realmente consciente.

Todo es un entrenamiento, pero hay diferentes encuadres o formas de asumir lo que se está haciendo. A ella le gusta usar la palabra “interruptor” (switch) y creo que tiene total sentido.

Cuando estamos siendo instruidos, nuestra cabeza debe prestar atención a los detalles que nos pasa quien nos está instruyendo. Cuando estamos entrenando normalmente, prestamos atención al conjunto de detalles, pero aún estamos haciendo una especie de evaluación, digamos que es algo introspectivo. Cuando en ese entrenamiento percibimos que tenemos un problema, volvemos a enfocarnos en algo más detallado, en eso que está problematizando nuestro desempeño (tenouchi, base, movimiento, ángulo, velocidad, ritmo, etc.), digamos que son dos interruptores diferentes, aunque muy conectados. Algo similar sucede cuando en un mismo entrenamiento practicamos Seitei y después Koryu. En el dojo donde entreno semanalmente no se hace así, pero sí lo hacemos en el dojo de mi sensei. En esos casos, antes del primer kata de Omori Ryu, sensei dice “bueno, ahora apagamos el interruptor de Seitei y prendemos el de Koryu” ¿qué es lo que hace específico al Koryu?, ¿qué es lo que tenemos que mostrar? en nuestro caso, que es Muso Jikiden Eishin Ryu, la distancia con el enemigo es diferente, el ritmo de tomar la espada, sacar y cortar, también es diferente. Inclusive la altura del corte, su amplitud y su ángulo inicial son diferentes. Si hago Koryu con el interruptor de Seitei prendido, simplemente voy a hacerlo mal; lo recíproco también es un error.

Pues bien, un cambio de interruptor tal vez más radical debe hacerse al realizar un Embu. En este tipo de demostración, la cabeza y el cuerpo deben estar libres, no deben quedarse amarrados a detalles y auto-evaluaciones. Si en los entrenamientos normales estamos ajustando los detalles, en el Embu se expresa aquello que ya está afianzado de una forma más limpia. Si en los entrenamientos normales y en las instrucciones formales, el proceso es bien introspectivo, entiendo que en los Embu el asunto va dirigido hacia afuera, una búsqueda por la expresión de su Iai como un todo. En un Embu “somos perfectos”, esa es la sensación que se debe tener, me señaló sensei. No porque seamos técnicamente perfectos, me aclaró, sino porque en el Embu la cabeza y el cuerpo no pueden estar pendientes de los detalles o en los errores cometidos.

Entiendo que es por eso que durante un Embu o examen los errores no deben ser nuestro foco. Siempre habrá errores de todo tipo, pero en esos momentos debemos estar por encima de ellos. ¿Ya han visto un Hachidan fallar al hacer un Noto? aparentemente no es tan común, pero ha pasado. ¿Qué hacen en ese caso? simple: cara de paisaje; hacen el noto y siguen como si nada hubiera sucedido.

Recuerdo haber visto un video de una demostración de Kyudo hace un par de años. La demostración contaba con 5 practicantes, hombres y mujeres Hachidan, es decir, lo más cercano a la perfección técnica. En Kyudo, el orden de disparo es muy organizado y estandarizado; cuando una persona hace una acción, otras responden de forma específica. No es super difícil pero de todas maneras es algo a lo que hay que prestar gran atención, al punto que los exámenes hasta 2 dan se centran en la forma como el practicante actúa dentro de ese orden. Si una persona comete un error y no hace lo que le corresponde, los demás no pueden continuar, así de simple.

Antes de continuar, me gustaría que viéramos el siguiente video de Kyudo, sirve de base para ejemplificar lo que estoy queriendo decir.

Pues bien, en el video en mención, el primer sensei olvidó de levantar su arco después del disparo del cuarto arquero, momento en el que los tres primeros deben levantar sus arcos y armarlos. Ya que el primero no levantó el arco, las dos personas que estaban atrás no podían levantar el arco y alistarlo para su siguiente disparo. Nadie perdió la calma, a simple vista no estaba sucediendo nada… pero el primer maestro no reaccionaba. Nadie podía hablar, no podían moverse, no podían hacer nada que fuera visible. Sutilmente, el sensei que estaba detrás del primer arquero levantó sutilmente la punta de su arco que, por su tamaño, estaba justo detrás del primero. El movimiento es casi imperceptible, pero al levantarla y bajarla un par de veces, emitió un sonido sutil que le recordó al primer arquero que tenía que preparar su arco para disparar. Todo continuó normalmente y, a simple vista, este error claro fue solucionado “como si nada hubiera pasado”, como si todo fuera perfecto.

Bueno, debo irme a buscar esos interruptores… apenas si consigo encontrar el que enciende mi cabeza en “modo Seitei”.

Advertisements

2 thoughts on “Interruptor

  1. cara de paisaje es lo que mas hago… 🙂
    Muy bueno post. Tenemos días que casi nada hacemos derecho… Pero, hay que continuar caminando, verdad?! Hay otros que si, todo va bien!

    Like

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s