Kitsuke

Sucedió. Durante la última práctica de mae, mi hakama se rasgó. Eso pasa, el dojo donde practico normalmente es un lugar espléndido, amplio y bonito. Es una sala de danza con un hermoso piso de madera, sin embargo, es antiguo y algunos remaches de metal sobresalen por algunos milímetros, a veces imperceptibles, pero que pueden rasgar la ropa; ni modos, gajes del oficio. Por eso siempre es bueno tener dos uniformes de práctica… el problema es que lo mismo había sucedido hace unos años con mi otro hakama. Me tocó comprar otro conjunto, lo que me lleva a escribir aquí sobre algo aparentemente secundario, pero que también hace parte del budo: la vestimenta.

Simplificando demasiado, llamamos keikogi al conjunto de ropa que usamos para entrenar a diario (keiko). En general, para entrenar Iai, la vestimenta está conformada por un conjunto de hakama y gi, negro o blanco, un obi y un juban: una especie de gi interno de color blanco que sirve para absorber el sudor durante la práctica y así evitar que el gi exterior se ensucie tanto.

Para el caso del Iai, es estandarizado el hecho de que los colores del gi y de la hakama deben ser el mismo. Hakama blanco con gi blanco o hakama negro con gi negro (algunas escuelas antiguas suelen usar conjuntos grises o cafés). Ojo, me refiero aquí al uniforme de entrenamiento diario, no al atuendo formal que usan las personas más avanzadas durante las demostraciones, atuendos que generalmente están compuestos por un Kimono (montsuki) que puede ser de seda, algodón o materiales sintéticos, y un hakama listrado, generalmente de lana, seda o algodón. Este atuendo formal correspondería al uso de un esmoquin (smoking, tuxedo, black tie), frac o de un vestido de gala, cuyo uso es exclusivo para ocasiones especiales. Nadie entrena diariamente con ese tipo de atuendos.

Sensei MSR

Kusama sensei (MSR). Ejemplo de ropa formal
Tomado de: https://s-media-cache-ak0.pinimg.com/564x/0b/df/53/0bdf53ce3488175393882d9065bb0539.jpg

En nuestro contexto, es común que quienes entrenamos Iai hayamos llegado a él a partir de otras disciplinas, principalmente el Aikido y el Kendo. Por esta razón, es común que comencemos a practicar Iai con Kendo-gi (conjunto de hakama y gi azules) o Aikido-gi (hakama negra y gi blanco). Inclusive, en América Latina es posible presentar los primeros exámenes con estos atuendos, aunque no sea muy bien visto. Conforme pasa el tiempo y nos afianzamos en la práctica de Iai, es importante tener la vestimenta apropiada. Tiene sentido pues, a final de cuentas, nadie entrena Aikido o presenta examen de Kendo vistiendo keikogi negro. Cada disciplina tiene una etiqueta, y esta hace parte importante de practicar una arte marcial.

Ahora, nada contra el Kendo-gi. Para el entrenamiento diario, en el dojo donde se practica frecuentemente, el uso del Kendo-gi azul no representa problema alguno. De hecho, fue mi hakama azul la que se rasgó recientemente. En Iai encontramos una especie de acuerdo: no mezclar dos colores diferentes en un mismo keikogi. Como señalé anteriormente, los colores básicos son  los conjuntos negro y blanco, contemplando el azul en el caso del Kendo-gi. Otros colores como el gris, y el café son menos usuales y mas “fashion”, por decirlo de alguna manera. Sin embargo, el uso de colores “alternativos”, incluyendo el azul del Kendo-gi, debe restringirse a su propio dojo, evitando a toda costa vestirlos en ocasiones menos cotidianas, como cuando se visita otro dojo por ejemplo. Claro!, estas no son reglas fijas, de forma que en diferentes países hay cierta flexibilidad para estas practicas. Empero, es importante no usar colores chillones y evitar telas con estampados o camuflados.

Un caso específico. Zen Nihon Kendo Renmei (ZNKR)

Dentro del ámbito de la ZNKR, el uso del kimono y de la hakama formal está permitido únicamente para aquellos que alcanzaron el nivel de rokudan (6 Dan), siendo usado para exhibiciones y exámenes. Otras asociaciones no necesáriemente tienen reglas tan claras, pero con la modernización de la disciplina se llegó al consenso de que el uso de el atuendo formal sólo es permitido para practicantes con mayor experiencia.

Unos de los elementos a tener en cuenta para vestirse durante entrenamientos, exámenes y exhibiciones son la sobriedad y la discreción. Si se usa un conjunto negro, el obi no debe ser muy llamativo, siendo entonces de colores oscuros. Lo mismo sucede en el caso del uso de un conjunto blanco, donde el obi debe ser preferiblemente del mismo color o de colores claros. En ninguno de los dos casos puede aparecer el juban.

Hatakenaka sensei

Hatakenaka sensei (MJER). Ejemplo de Keikogi negro
Tomado de http://www.cnic2016.ca/images/womens_seminar.jpg

¿Negro, blanco o azul?, ya sabemos que el azul se puede usar corrientemente dentro del mismo dojo, pero ¿qué pasa con los otros dos colores? Mucha gente piensa que el uso del keikogi blanco está relacionado a una práctica más profunda o “espiritual”, en donde el blanco representa la pureza. Es una idea interesante, un tanto romántica, pero que no está del todo correcta. Otras personas asumen que el uso de los colores negro o blanco demarcan una diferenciación entre quienes practican Muso Jikiden Eishin Ryu (MJER) y Muso Shinden Ryu (MSR), puesto que fue Hakudo Nakayama, principal figura de MSR, quien popularizó el uso del keikogi blanco. Esto da mucho a discutir, entre otras cosas, el hecho de que Hakudo Nakayama haya fundado la escuela de MSR, sin embargo me concentraré aquí en un punto específico. Como fue ampliamente expuesto hace unos años por George McCall, Nakayama sensei impuso el uso del hakama blanco en su dojo (Yushinkan) debido a que era una práctica común que sus estudiantes no lavaran su vestimenta. Usar un keikogi blanco obliga a que éste tenga que ser lavado con más frecuencia (higiene), práctica que deberíamos tener con las vestimentas de cualquier color.

Haruna S. e Oshita S.

Haruna sensei observado por Oshita sensei (Ambos MJER). Ejemplo de Keikogi blanco
Tomado de: http://www.journalofasianmartialarts.com/content/products/an-interview-with-japanese-sword-instructor-haruna-matsuo-112.jpg

Así las cosas, cualquier practicante puede usar un keikogi negro o blanco. El segundo puede dar más trabajo para su limpieza, pero también puede ser un alivio en los entrenamientos durante días de intenso calor. Tengo colegas que reservan su keikogi blanco para exámenes. Esto me lleva a un último punto: tener un conjunto de reserva para ocasiones especiales. Creo que entre los hombres es más o menos común tener un vestido de corbata guardado en el closet para “aquellas ocasiones que lo ameritan”. Pues bien, algo similar sucede con las artes marciales. Es importante tener un conjunto, en el mejor estado posible, destinado para exámenes y exhibiciones.

Como dije anteriormente, mis dos hakama se rasgaron, pero ya fueron remendadas y están listas para aguantar más años de entrenamiento en dojo y seminarios; desde que el remiendo sea discreto, no hay mayor problema. Sin embargo, no puedo presentar examen así, lo que me lleva a sentarme frente al computador para buscar un conjunto que se adecúe a mis necesidades de “elegancia” y bajo presupuesto. Una búsqueda rápida en los principales proveedores de internet me deja con más dudas que respuestas. Hoy en día hay una variedad de tejidos sintéticos con ciertas especificidades que parecen muy interesantes. Además de “estar tejidos a la manera tradicional de los kimono”, ofrecen un secado rápido, una buena transpiración y un “ajuste elegante”. El problema es que con ello suben los precios, y vaya que suben! Ya que busco un conjunto para exámenes y ocasiones especiales, comencé a pensar en un modelo no tan “inicial”. El buen conjunto de tetron parece fenomenal para entrenamiento diario, pero tal vez le falta ese…. algo… a final de cuentas estoy buscando algo similar a un vestido de corbata.

Haciendo un muestreo rápido entre mis colegas de entrenamiento, parece que la opción más común es el “super polyester”, pero este también es caro. Me sorprendió uno de los alumnos más nuevos que, con 6 meses de entrenamiento, optó por comprar un keikogi de más de 300 dólares para usarlo en todos los entrenamientos… wowwwww. El conjunto es de hecho sorprendente, elegante y muy flexible, pero si yo tuviera esa posibilidad, de seguro que lo usaría sólo para ocasiones especiales, buscando que me dure, digamos, toda la vida. Tal vez por ahora compre feliz el conjunto de tetron, el buen y conocido amigo compuesto de polyester y rayón.

Si podemos darnos ciertos lujos, hay que pensar que se está invirtiendo dinero en un conjunto que puede durar prácticamente para toda una vida. En fin, lo importante aquí es seguir ciertos principios de elegancia, sobriedad y limpieza.

Foto de la cabecera tomada de: http://cdn5.upsocl.com/wp-content/uploads/2015/02/portadaluces.jpg
Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s